Peligra la biodiversidad y existencia de las Lagunas de Villafranca con una concesión de cuarenta litros por segundo

Según denuncia la Asociación Lagunas Vivas de Villafranca de los Caballeros (Toledo), el caudal establecido por la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) hacia estos humedales hace peligrar este ecosistema. Desde esta asociación denuncian la arbitrariedad de esta medida, tomada sin criterios científicos, y ponen en duda que se cumpla, incluso, esa concesión. Desde Lagunas Vivas anuncian medidas protesta contra esta concesión injusta, antiecológica y que pone en peligro este ecosistema.

Malas noticias para las Lagunas de Villafranca de los Caballeros. Las últimas actuaciones de la CHG y el caudal de entrada a estos humedales, de 40 litros por segundo, hacen peligrar la pervivencia de estos humedales. Una cantidad totalmente insuficiente que supondrá la desaparición de las lagunas, antes siquiera de que se hayan recuperado en su totalidad. Con esta cantidad ridícula de agua, vaticinan, las Lagunas de Villafranca y su biodiversidad estarán muertas antes del final del verano.

Esta concesión no responde a criterios científicos, sino que se estableció en el pasado de forma prácticamente aleatoria y no trata en su conjunto de resolver la problemática del agua en el entorno de La Mancha Húmeda, tampoco en las Lagunas de Villafranca de los Caballeros.

Desde esta asociación estiman que, teniendo en cuenta que estos humedales cuentan con unas 180 hectáreas encharcables, que el río Gigüela tiene una marcada estacionalidad y tiene agua un máximo de seis meses (algo que no se alcanza, ni de lejos, en estos últimos años y que esta temporada puede cumplirse única y exclusivamente debido al temporal Filomena), de la cual se puede llegar a evaporar hasta un 50%, estos humedales necesitan una concesión en torno a 230 litros por segundo, siempre que el río cuente con el caudal suficiente. Una circunstancia que se cumple en este momento, no hay más que acercarse al Gigüela a su paso por La Reja.

Por tanto, los 40 litros por segundo de concesión no responde a criterios científicos y ecológicos, sino más bien políticos y administrativos, saltándose cualquier tipo de criterio medioambiental. Más aún cuando en la asociación conocen, según afirman, la situación y concesión de otros humedales y ecosistemas del entorno del Gigüela, que cuentan con una concesión de agua mayor y distribuida según el criterio de los propios concesionarios.

Además, tan grave o más que todo lo anterior, desde Lagunas Vivas ponen en duda que la cantidad de agua concesionaria a estos humedales se corresponda en este momento con 40 litros por segundo, ya que, a día de hoy, nadie ha certificado de forma pública esta cantidad. De hecho, basta con darse un paseo por el Gigüela para comprobar, a simple vista, que la cantidad de agua que entra es claramente insuficiente, roza el ridículo e, incluso si no se aprecia con nitidez la imagen o te acercas a la compuerta lo suficiente, puede llegar a pensarse que La Reja está bajada del todo. Y eso que el río lleva agua suficiente, en cantidad y calidad, a su paso por estos humedales.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, una ducha de unos diez minutos de duración gasta cerca de 200 litros de agua. Una bañera llena puede llegar a gastar 135 litros. Un programa de lavavajillas 75 litros. Con 40 litros es imposible encharcar las 180 hectáreas de las Lagunas de Villafranca, combatir la sequía estival y mantener una cantidad de agua digna que facilite la conservación y desarrollo de este ecosistema, parte de la Reserva de la Biosfera desde 1981.

Desde la Asociación Lagunas Vivas reclaman, por tanto, el aumento de la concesión de caudal que reciben estos humedales siguiendo criterios científicos y no políticos, para lo que se hace imprescindible la aprobación del Plan de Gestión que llevan solicitando desde hace meses. De forma inmediata, además, este colectivo aboga por la subida del caudal hasta límites ecológicamente aceptables, que permitan conservar encharcadas buena parte de las hectáreas de estas lagunas, teniendo en cuenta que se acerca el verano y, con él, las altas temperaturas y la sequía favorecerán su desecación, provocando la desaparición de la avifauna y vegetación de este ecosistema una vez más, tan solo unos meses después de su cierta revitalización.

Hace unos días, antes de conocer esta noticia, la Asociación Lagunas Vivas anunció para el primer sábado de junio un baño reivindicativo de cara a solicitar la aprobación del Plan de Gestión que reclaman. Ahora más que nunca este colectivo hace un llamamiento a los amantes de la Naturaleza, el Medio Ambiente, La Mancha Húmeda y las Lagunas de Villafranca: el primer fin de semana de junio, baño de luto en estos humedales.

Para ello no habrá una hora concreta ni espacio para llevar a cabo el baño, sino que se solicita que todos aquellos que deseen participar en la protesta lo hagan a título individual, o en pequeños grupos, con un atuendo negro (bañador, mascarilla, pañuelo, bandera, etc.), manteniendo las distancia de seguridad y respetando todas las medidas sanitarias contra la pandemia estipuladas desde los gobiernos local, autonómico y estatal. Además, para poder reflejar dicha protesta de forma gráfica, desde Lagunas Vivas se solicita a los participantes que recojan ese momento a través de una fotografía y que la manden a la asociación a través del correo electrónico soslagunas@gmail.com o a las cuentas oficiales de Lagunas Vivas en Facebook, Instagram o Twitter.

Esta medida supone un cambio de timón al acto previsto para el primer sábado de junio, que tenía previsto ser un evento reivindicativo, con un carácter lúdico, pero que tras los últimos acontecimientos se ha convertido en un baño de luto, que puede marcar, si la CHG no aumenta el caudal que reciben estos humedales manchegos, la cuenta atrás para la desaparición de estos humedales. Por culpa, una vez más, de decisiones arbitrarias, injustas y alejadas de criterios ecológicos.

Ya por último, desde la Asociación Lagunas Vivas anuncian que tomarán más medidas en los próximos días y que las darán a conocer a través de sus canales habituales de comunicación. Aseguran que respetarán escrupulosamente las medidas sanitarias consecuencia de la pandemia por coronavirus y que, precisamente por eso, algunos de los actos protesta que están planteando no pueden contar con la participación de todos aquellos amantes de la naturaleza que se han ofrecido a defender estos humedales. Pero, sin lugar a dudas, aseguran, van a encontrar la forma de defender La Mancha Húmeda, su biodiversidad, y, concretamente, las Lagunas de Villafranca, respetando la legislación sanitaria. Y no pararán hasta conseguir su objetivo: Plan de Gestión y aumento de la concesión en función de criterios científicos.

La supervivencia de las Lagunas de Villafranca y su entorno está en juego.

La entrada Peligra la biodiversidad y existencia de las Lagunas de Villafranca con una concesión de cuarenta litros por segundo se publicó primero en Diario de Castilla-la Mancha.

Ir arriba