Más del 70% de la inversión en el II Plan de carreteras del Gobierno regional está dirigida a vías en áreas afectadas por el desafío demográfico.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha dedicado el 70% de los fondos del II Plan de Carreteras a vías ubicadas en áreas que enfrentan el desafío demográfico, con el objetivo de mejorar su situación y combatir la despoblación. Esta medida, anunciada por el director general de Carreteras, David Merino, se enmarca en el III Plan de Carreteras y ha implicado la inversión de 145 millones de euros en el acondicionamiento de 1.162 kilómetros de carreteras.

El propósito de estas inversiones es mantener en buen estado el trazado, los pavimentos y la señalización de las carreteras, así como realizar de manera eficiente las operaciones de conservación y explotación para garantizar el acceso a los servicios públicos de todos los ciudadanos. Es fundamental asegurar la vialidad de las carreteras en todo momento para favorecer el desarrollo de estas zonas y garantizar la igualdad de oportunidades.

Durante una jornada técnica celebrada en Toledo sobre la conservación de carreteras como respuesta al reto demográfico, el comisionado del Reto Demográfico, Jesús Alique, resaltó que abordar el problema de la despoblación implica resolver las brechas de desigualdad. Para ello, es necesario garantizar el acceso a los servicios públicos y la igualdad de oportunidades en el medio rural, de forma que cada persona pueda desarrollar su proyecto personal y de vida independientemente del lugar de residencia.

La Ley de Medidas contra la Despoblación y la Estrategia Regional frente a la Despoblación contempla medidas para garantizar servicios públicos, fomentar el emprendimiento y el empleo, facilitar la movilidad y la conectividad digital, así como ventajas fiscales y acceso a vivienda. En los últimos dos años, el saldo migratorio en Castilla-La Mancha ha sido positivo, con 8.612 personas más instaladas en las zonas afectadas por la despoblación.

Tanto Merino como Alique destacaron la importancia de garantizar la accesibilidad por carretera en estas áreas, ya que es fundamental para acceder a servicios básicos como educación, sanidad y transporte. Además, la conservación de las carreteras beneficia al sector turístico y cultural, de gran importancia en la región. Estas inversiones representan un importante paso hacia el desarrollo y la lucha contra la despoblación en Castilla-La Mancha.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio