Una macroplanta dividida en cuatro, paradigma de la especulación fotovoltaica en España

Salvemos los Campos registró en plazo alegaciones contra las plantas fotovoltaicas del grupo alemán Viridi en Méntrida (Toledo). Los proyectos El Monte, El Valle, La Cima y La Ladera (expediente PFot 452AC), abarcan una superficie de más de 1.000 Has, entre placas fotovoltaicas, tres subestaciones eléctricas y sus vías de evacuación hasta la subestación de REE en Villaviciosa de Odón (Madrid). Se trata en realidad de una misma macroplanta dividida en cuatro, pues los proyectos son colindantes entre sí y comparten vía de evacuación.

Estos proyectos han levantado una férrea oposición vecinal, por cuanto suponen un enorme deterioro medioambiental en la zona, la pérdida casi total del paisaje en el acceso principal al municipio (la carretera que le conecta con Valmojado), así como la afección a zonas urbanizadas como Encinasola o Valmayor. Este rechazo se ha materializado en la suscripción de estas alegaciones por parte de 1.196 personas.

Por si fuera poco, tanto la vía de evacuación a Madrid como cada uno de los cuatro proyectos El Valle, El Monte, La Cima y La Ladera, cuentan con informes de compatibilidad urbanística desfavorables del Ayuntamiento de Méntrida, información que ha sido omitida en el trámite de información pública recogido en diarios oficiales.

La macroplanta es la antítesis de un proyecto sostenible para luchar de forma respetuosa contra el cambio climático. Repasamos a continuación su falta de sostenibilidad medioambiental, social y económica.

El cambio masivo de uso del suelo es la principal causa de pérdida de biodiversidad. Entre la afección a la avifauna, destaca la afección directa y crítica a varias parejas reproductoras de águila imperial ibérica,  al milano real (ambas en peligro de extinción), al sisón común (declaración de peligro de extinción en trámite), a la carraca europea o al buitre negro. Además, afecta directa o indirectamente a centenares de ejemplares de encinas de gran porte, así como a olivares centenarios, amenaza al quejigar relicto de Valdeniebla y la vía de evacuación afecta al Parque Regional del Río Guadarrama.

A esto se añade la grave afección a la agricultura extensiva de secano seña de identidad de la zona, y que es una gran aliada en la conservación de los valores ambientales: más de 70 hectáreas de viñedo serían arrancadas. El paisaje de viñedo de Méntrida está incluido en el “Plan Nacional de Paisaje Cultural” aprobado en 2012 para salvaguardar los paisajes españoles. Todos estos hábitats son sumideros naturales de carbono que deberían ser respetados. En los últimos días se han acumulado las voces que piden que se respeten los valores ambientales de la zona, la última, de la Sociedad Española de Ornitología.

Durante los últimos meses también ha quedado de manifiesto el rechazo social a estos proyectos. La opacidad con que la promotora alemana Viridi los desarrolló, incluyendo multitud de parcelas sin consentimiento vecinal (muchas de ellas han sido retiradas en la publicación en el BOE, aunque no todas), la información sesgada y parcial a la comunidad o la afectación directa a los vecinos de las urbanizaciones de Encinasola o Valmayor han sido elementos clave para el éxito de la manifestación del 4 de julio de 2021 en Méntrida o la recogida de firmas (actualmente unas 1.900) para solicitar una moratoria al Ayuntamiento.

Tampoco ha ayudado a la aceptación social de esta promotora que Viridi siga afirmando en una página web que va a financiar el recientemente inaugurado Museo del Vino de Méntrida, algo que ya ha sido negado por el propio alcalde en el pleno municipal del pasado 25 de noviembre, donde se explica que fue financiado por la Diputación de Toledo y que no se ha recibido un solo euro de Viridi para dicha infraestructura.

Desde el punto de vista económico, hay que contraponer el interés particular de los propietarios de terrenos con el interés general de esta población de 5.662 habitantes, que lucha por mantener sus señas de identidad a la vez que mantiene un crecimiento del sector servicios y persigue el desarrollo del turismo rural. Sobre el argumento de que se podrán aumentar los servicios municipales con los impuestos de las plantas fotovoltaicas, nos preguntamos si, sumando los proyectos de Viridi con los de Solaria, Prodiel y SolarCentury, quedará algún vecino que quiera seguir viviendo en Méntrida y al que haya que proveer de algún servicio público.

Además, no está garantizada la sostenibilidad económica ya que la promotora no tiene ninguna experiencia en macroplantas en nuestro país, y de hecho, no ha construido ninguna. En el caso de Méntrida, ha vendido esta iniciativa especulativa, en mitad del periodo de alegaciones, a un fondo de inversión francés que, a su vez, busca comprador, en lo que parecen prácticas más propias del boom urbanístico, de consecuencias tan nefastas.

EL ANÁLISIS DE SINERGIAS, UN ESTUDIO INVÁLIDO PUBLICADO POR LA DELEGACIÓN DEL GOBIERNO

Una de las omisiones de información más obscenas del Estudio de Impacto Ambiental, elaborado por la consultora “Ideas Medioambientales” se da en el Estudio de Sinergias, que incumple clamorosamente los requisitos establecidos en la Ley 21/2013, de Evaluación Ambiental, pues no se estudian los impactos acumulativos de los proyectos El Monte, El Valle, La Cima y La Ladera con el resto de proyectos fotovoltaicos en la zona, como el complejo “Helena Solar” de Solaria, o las plantas “ISF Ebisu” y “Ebisu II” de Prodiel. La situación es aún más grave pues estos proyectos de Prodiel, que están muy próximos a las plantas de Viridi y fueron publicados en diarios oficiales con anterioridad, son ocultados en este estudio de sinergias. Este estudio es pues totalmente inválido.

También se está incumpliendo la obligación prevista en la misma Ley de valorar el efecto acumulativo de toda la infraestructura de evacuación. Las plantas de Viridi en Méntrida comparten vía de evacuación con otros proyectos que, como “Toledo Solar” (expediente PFot 575) aún no han sido publicados, y por tanto no se conoce ubicación ni características. Tampoco se cita en el estudio de sinergias, por lo que ocasiona indefensión a los interesados en estos proyectos conectados.

Es cuanto menos llamativo que la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha siga publicando estos estudios en el Boletín Oficial del Estado, aún cuando ocultan proyectos fotovoltaicos previamente tramitados por la misma Delegación.

LA FALTA DE PLANIFICACIÓN, RESPONSABLE DE ESTOS DESARROLLOS

Salvemos los Campos viene reclamando al Miteco y la Junta de Castilla-La Mancha el desarrollo de herramientas de planificación vinculantes, exigentes y actualizadas que eviten el desarrollo de proyectos descabellados como el que nos encontramos.

Esta asociación no alcanza a comprender cómo es posible que la Junta de Castilla-La Mancha aún no haya desarrollado una Evaluación Ambiental Estratégica, no haya aprobado la Ley del Paisaje o no se hayan revisado los Planes de Recuperación de aves en peligro, que en el caso del águila imperial ibérica, data del año 2003 y debería haberse actualizado hace años.

Por otro lado, la Planificación Energética ha quedado caduca. La relativa al periodo de 2021-2026 salió a información pública en julio de 2021 y aún no se ha aprobado.

Tampoco se ha aprobado el Anteproyecto de la Ley de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha, que entre otros objetivos persigue “fomentar la vitivinicultura como un eje vertebrador del mundo rural, facilitando la lucha contra la despoblación y la consecución de los compromisos medioambientales para la sostenibilidad del sector”. También busca impulsar el relevo generacional, que es del todo imposible si se arrancan los viñedos.

La ausencia del desarrollo de sus competencias está ocasionando que tanto promotoras, como administraciones y asociaciones como esta, estén perdiendo tiempo y recursos en promover, tramitar o alegar sobre proyectos sin sentido que nunca debieron ser si quiera alumbrados.

Por todos estos motivos, la Alianza Energía y Territorio (ALIENTE) lanzó en mayo de 2021 una moratoria para la instalación de macroparques de renovables en Castilla-La Mancha, en tanto no se disponga de mecanismos para ordenar estas instalaciones.

De lo contrario, habrá que preguntarse si, cuando Castilla-La Mancha apruebe las herramientas de planificación adecuadas, el águila imperial habrá aprendido a anidar sobre placas fotovoltaicas, o la UNESCO considerará enriquecido el paisaje de sus ciudades patrimonio de la Humanidad como Toledo al incluir macroplantas fotovoltaicas. Ni Salvemos los Campos, ni la SEO ni la Real Academia de Toledo van a quedarse sentados esperando a comprobarlo.

La entrada Una macroplanta dividida en cuatro, paradigma de la especulación fotovoltaica en España se publicó primero en Diario de Castilla-la Mancha.

Ir arriba