Propuestas de la Cátedra del Tajo para evitar inundaciones en pueblos de Toledo.

Un exhaustivo análisis realizado por la Cátedra del Tajo UCLM-Soliss ha revelado la necesidad de implementar medidas más efectivas para prevenir inundaciones en diversos municipios toledanos afectados por la depresión aislada en niveles altos (DANA). Los resultados del estudio muestran que las simples limpiezas y regulaciones de cauces no son suficientes para garantizar la seguridad de estas localidades en riesgo.

Ante esta situación, la Cátedra propone apostar por soluciones basadas en la naturaleza, destacando la importancia de retener, laminar y esponjar el espacio fluvial. Según los expertos, la DANA ha dejado al descubierto el deterioro generalizado de las cuencas, la pérdida de vegetación de ribera y la destrucción de la llanura de inundación en varios arroyos que se encuentran aguas arriba de las poblaciones afectadas. Estos factores han contribuido al daño causado por las inundaciones, aumentando la velocidad y energía del agua, así como el transporte de sedimentos.

Es importante tener en cuenta que las inundaciones son fenómenos frecuentes en los ríos y arroyos del centro peninsular, y es probable que con el aumento de la intensidad de las lluvias y las DANAS, estas situaciones de riesgo aumenten. Por lo tanto, resulta fundamental implementar medidas de adaptación para evitar agravar el riesgo existente. Según la Cátedra, las inundaciones durante la DANA se han visto agravadas por la urbanización irresponsable en los municipios afectados. La construcción sobre los cauces de los arroyos y su llanura de inundación implica aumentar las situaciones de riesgo en caso de producirse una riada. Además, las técnicas de encauzamiento y soterrado de ríos urbanos han demostrado ser ineficientes para prevenir inundaciones e incluso aumentan su efecto destructivo.

El análisis realizado por la Cátedra ha abarcado quince municipios toledanos, revelando la ocupación indebida del espacio fluvial y la implementación inadecuada de canalizaciones y soterramientos. Entre los municipios estudiados se encuentran Arcicóllar, Casarrubios del Monte, Cobeja, Cobisa, Guadamur, Magán, Mocejón, Olías del Rey, Polán, Pulgar, Recas, Toledo, Villanueva de la Sagra, Yuncler, Yunclillos y Yuncos.

La conclusión es clara: es necesario tomar medidas urgentes para evitar futuras inundaciones y garantizar la seguridad de estas poblaciones toledanas. Para lograrlo, se requiere una gestión adecuada del espacio fluvial y una planificación urbanística más responsable para evitar la ocupación indebida de zonas de riesgo. Asimismo, se deben implementar soluciones basadas en la naturaleza, promoviendo la retención y laminación del agua, así como la revitalización de la vegetación de ribera. Solo de esta manera se podrá minimizar el impacto de las inundaciones y proteger a las comunidades locales.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio