No existen signos de merma cognitiva en el acusado de asesinato por estrangulamiento en Navalcán, según expertos forenses.

En la Audiencia Provincial de Toledo se lleva a cabo un juicio con jurado donde los médicos forenses han ratificado su informe sobre la imputabilidad de D.F.S., el acusado de matar a su vecina durante un robo en mayo de 2020. Según los expertos, el acusado era consciente de lo que hacía y no presentaba ningún déficit en su capacidad cognitiva o volitiva durante los hechos.

La Fiscalía ha pedido una pena de 30 años de prisión para D.F.S. por asesinato y robo con violencia, mientras que la Acusación Particular ha solicitado la Prisión Permanente Revisable. El acusado ha mostrado nerviosismo en el segundo día del juicio.

Los informes forenses han señalado que no hay pruebas que demuestren que el acusado consumió drogas o alcohol antes del crimen, aunque había un consumo crónico de sustancias. Asimismo, se ha comprobado que el acusado causó un total de 34 heridas en la cabeza de la víctima con un destornillador, incluyendo el cráneo, la nariz y la mejilla.

La anciana murió por asfixia debido a la compresión de su cuello con las manos del acusado, lo que se considera estrangulamiento. El acusado ha admitido haber entrado a robar, pero afirma no recordar lo que ocurrió cuando la víctima dejó de respirar.

Durante el juicio, la defensa ha argumentado que el acusado estaba bajo la influencia de drogas en el momento del crimen y que se encuentra en tratamiento de desintoxicación en la cárcel.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio