La mortalidad por siniestros de tráfico en las ciudades baja un 20% en 2021 tras registrar 417 víctimas

Un total de 417 personas perdieron la vida en 2021 en siniestros de tráfico registrados en vías urbanas de todo el país, lo que supone un 20 por ciento menos que en 2019, al contabilizarse 102 víctimas mortales menos que en ese ejercicio. Además, 4.142 personas resultaron heridas graves el pasado año, un 4 por ciento menos de heridos hospitalizados que los de 2019.

Así lo ha destacado este lunes el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante la presentación en Toledo, junto al secretario general de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Carlos Daniel Casares, y la alcaldesa, Milagros Tolón, de los datos consolidados sobre siniestralidad vial de 2021.

«No admitimos la complacencia, pero en la serie histórica esa reducción es inédita y quizás algo esperanzadora», ha indicado, subrayando en cualquier caso que «417 personas es una suma inasumible» y por ello hay que «seguir trabajando», pero admitiendo que restar «102 fallecidos es también una enorme cantidad de sufrimiento ahorrado».

Grande-Marlaska ha vinculado esas cifras a la entrada en vigor, el 11 de mayo del pasado año, de la limitación de la velocidad a solo 30 kilómetros por hora en calles de un solo carril por sentido de circulación.

Cuando esa medida se puso en marcha, ha rememorado, «dijimos que esta iniciativa era un elemento nuclear de la política del Ministerio», abundando en que el lema elegido entonces para presentarla –‘A 30 hay más vida’– «estaba en lo cierto».

El descenso del 20 por ciento de los fallecidos en vías urbanas, calles de pueblos y ciudades, ha continuado el ministro, se ha visto reflejado sobre todo en las estadísticas de usuarios vulnerables, en particular los mayores de 64 años, con un descenso importante de peatones, ciclistas y motoristas fallecidos.

El único modo de desplazamiento en el que han aumentado las víctimas mortales ha sido en turismo, pasando de los 62 fallecidos en 2019 a los 66 en 2021.

En el caso de los peatones, descienden un 26 por ciento los fallecidos, al sumar 183, lo que supone 64 víctimas mortales menos que en 2019. También se reduce un 34 por ciento el número de ciclistas fallecidos, al pasar de 32 en 2019 a 21 el pasado año, así como el de motoristas, al registrarse 123 fallecimientos, 25 menos que en 2019.

Por grupos de edad, el que mayor descenso ha registrado en 2021 fue el de mayores de 64 años, al contabilizar un 31 por ciento menos de mortalidad, con 155 fallecidos en 2021 frente a las 225 víctimas mortales de hace dos años.

El ministro ha recordado que 2019 fue un año en el que el cómputo anual de fallecidos por siniestros de tráfico se redujo un 3%, situación que no se produjo en las ciudades, ya que en vías urbanas las víctimas mortales aumentaron un 6% respecto a 2018, alcanzando los 519 fallecidos.

En las vías interurbanas, durante el pasado año en siniestros de tráfico perdieron la vida 1.116 personas, 120 víctimas mortales menos que en 2019, lo que supone un descenso del 10%.

En vías de alta capacidad (autopistas y autovías) se han registrado 316 fallecidos (un 7% menos que en el año prepandemia) y en las carreteras convencionales, aquellas de un único carril por sentido y sin separación física, los fallecidos han sido 800 (un 11% menos que en 2019).

En cuanto a los atropellos en carretera, once de cada 100 fallecidos en las carreteras españolas son por atropello. En concreto, el pasado año 118 personas fallecieron al ser atropelladas. En este punto, Grande-Marlaska ha recordado que los meses de julio y agosto no han sido «positivos» en lo que respecta a peatones.

MÁS DE 1.500 FALLECIDOS EN 2021

Con los datos de vías urbanas e interurbanas, 2021 finalizó con 1.533 fallecidos y otras 7.784 resultaron heridas graves, unas cifras que suponen 222 fallecidos menos (-13%) y 829 heridos graves menos (-10%) que en 2019, año de referencia estadístico, lo que hace que el pasado ejercicio sea el año con menor número de fallecidos y heridos graves de la serie histórica, sin contar el año 2020 de pandemia.

Este descenso en las cifras de fallecidos se ha producido en un contexto en el que se han registrado 393,7 millones de desplazamientos de largo recorrido, un 8% menos que los registrados en 2019.

La tasa de mortalidad se situó en 32 personas fallecidas por millón de habitantes, una de las más bajas de la Unión Europea en 2021, y por delante de países con gran tradición en seguridad vial como Finlandia (40) Austria (40), Bélgica (43) o Francia (45). La tasa media de los países de la Unión Europea se situó en 44 fallecidos.

Finalmente, y tras tener un recuerdo para el Policía Local de Calpe fallecido cuando rescataba a una persona atrapada en un vehículo tras las lluvias caídas, ha apostado por diseñar «urbes sostenibles alineadas con estrategias contra el cambio climático» y «recuperar espacios públicos como zonas prioritarias de interacción social».

ACCESIBILIDAD Y PEATONALIZACIÓN

Según el ministro, el objetivo es construir ciudades «más humanas y amigables», una medida apoyada por la FEMP y por los principales ayuntamientos del país. Al respecto, Grande-Marlaska ha puesto a Toledo como un «buen ejemplo» ya que pese a su «compleja orografía» es una ciudad con una «movilidad segura y sostenible». «Un lugar idóneo para reconocer el trabajo a favor de la seguridad vial de los ayuntamientos», ha remarcado.

Posteriormente, en declaraciones a los medios, ha defendido que poner en marcha «políticas reales, efectivas, directas, contando con todos los técnicos, con todas las asociaciones de víctimas, es algo prioritario» para su departamento, que seguirá trabajando «con la conciencia clara de que no vale ningún dato que no sea el de cero fallecidos».

Aprovechando que se celebra la Semana Europea de la Movilidad ha apostado por «generar ciudades más seguras» en el ámbito vial pero también «más sanas y donde el peatón sea realmente el protagonista».

LABOR DE TODOS

De su lado, Tolón ha afirmado que la disminución de la siniestralidad «es la labor de todos y forma parte de todas las administraciones. Es un asunto de Estado y los ayuntamientos como parte esencial del Estado tenemos mucho que decir».

A su juicio, invertir en seguridad vial es «invertir en accesibilidad y peatonalización», algo que está haciendo Toledo con «un ambicioso programa de adecentamiento urbano que incorpora criterios de accesibilidad y movilidad sostenible», y que se ha puesto en marcha gracias a una inversión de 25 millones de euros procedentes de fondos europeos.

También ha reseñado que los datos avalan la puesta en marcha de medidas incorporadas al Plan de Movilidad Sostenible de Toledo, ya que en 2021 se registraron en Toledo 1.055 accidentes y en el primer semestre de 2022 hay una tendencia a la baja con 490 accidentes registrados.

Por su lado, el secretario general de la FEMP ha incidido en que la capital regional «es una ciudad que tiene un compromiso claro con la movilidad sostenible» y en ella «se concentran muchas de las mejores prácticas municipales», un compromiso también de la Federación, desde donde seguirán «firmemente comprometidos con todas aquellas medidas del Ministerio, a través de la DGT, para que los pueblos y ciudades sean espacios de convivencia más amables con las personas más vulnerables, especialmente con mayores y niños».

Carlos Daniel Casares ha valorado que los alcaldes destinan «importantes recursos económicos y muchas horas de trabajo para fomentar la movilidad activa de peatones y ciclistas, lo que mejorará paulatinamente las cifras de accidentes», y apuestan por una nueva movilidad urbana «que está sirviendo ya para mejorar las cifras de siniestralidad», una labor en la que esperan seguir avanzando juntos con el Ministerio y la DGT.

La entrada La mortalidad por siniestros de tráfico en las ciudades baja un 20% en 2021 tras registrar 417 víctimas se publicó primero en Diario de Castilla-la Mancha.

Ir arriba