El robo de dos fuentes radiactivas y su presencia en un accidente protagonizan simulacro en Toledo con 200 participantes

Dos fuentes radiactivas son robadas en Guadalajara y, dos días después, lo que parece un accidente de tráfico normal ocurrido en Toledo desemboca en la activación del Plan Especial de Protección de Riesgos Radiológicos de Castilla-La Mancha (Radiocam) cuando se descubre que uno de los vehículos implicados en el siniestro es el que portaba las dos fuentes sustraídas, provocando una radiación en la capital regional.

Este es el supuesto en el que se ha basado el simulacro que ha tenido lugar este miércoles en el recinto ferial de La Peraleda de Toledo, en el que han participado 53 vehículos y unos 200 efectivos para abordar cómo sería su intervención si un riesgo radiológico de estas características ocurriera en la región.

En concreto, en este ensayo han participado efectivos de la Policía Local de Toledo, los bomberos de Toledo y el Consorcio Provincial, sanitarios del Sescam, efectivos de la UME, del Grupo RNBQ de la Policía Nacional, Tedax, técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear y de Enresa, Protección Civil del Estado, miembros del 112 y voluntarios de Protección Civil, así como también 50 figurantes alumnos del Instituto ‘Fernando Zóbel’ de Cuenca, con experiencia en simulacros ya que participaron en otro en la ciudad conquense.

Además, en este simulacro también se ha puesto a prueba el sistema ES-Alert del Ministerio del Interior, dedicado a advertir a la población en caso de que sucedan este tipo de hechos, por lo que los residentes en Toledo y alrededores también ha recibido un mensaje informando del suceso, aunque dejando claro que se trataba de una intervención simulada para no alertar a la población innecesariamente.

ALERTA DE NIVEL 2 CON CINCO ESCENARIOS

Según ha detallado el director general de Protección Ciudadana, Emilio Puig, que ha asistido a este ensayo junto con el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, y al delegado del Gobierno, Francisco Tierraseca, en esta intervención simulada se ha activado el Radiocam en nivel 2 y se han llevado a cabo cinco escenarios distintos.

El primero de estos escenarios ha sido el propio accidente de tráfico del que parten el resto de intervenciones, que en un principio se trata como un siniestro vial normal y corriente con heridos y personas que hay que desencarcelar de los vehículos, por lo que se han desplazado los recursos habituales en este tipo de sucesos, como son efectivos de la Policía Local, el Sescam y los bomberos.

El segundo de los escenarios ha sido la atención a los heridos en el accidente, en concreto nueve personas, de las que dos, en estado más grave, son trasladadas a centros hospitalarios en una UVI y un helicóptero, respectivamente.

Sin embargo, cuando se produce el rescate de estas personas, llega el tercer escenario, al detectarse que en el maletero de uno de los vehículos implicados hay una fuente radiactiva, por lo que se da traslado al 112 y los bomberos proceden a delimitar una zona de intervención en un radio de 100 metros alrededor de la fuente de radiación, movilizando a su vez a la Policía Nacional y al Centro de Seguridad Nuclear, que envían, respectivamente, a sus Grupos RNBQ y a las Unidades de Respuesta Radiológica.

Una vez que estas unidades especiales llegan al lugar, comienzan sus actuaciones para aproximarse al objeto y comprobar que, efectivamente, se trata de un contenedor que puede albergar una fuente radiactiva. Sin embargo, también se comprueba que el contenedor no está dañado y no está emitiendo radiación, con lo cual no necesita mayores medidas de protección.

A su vez, se produce el cuarto escenario con la constitución de todos los grupos de acción y del Centro de Coordinación Operativo Integrado (Cecopi), en el que están representados todos los grupos de acción y todas las administraciones intervinientes.

Pero la alerta continúa cuando los técnicos de la Unidad de Respuesta Radiológica verifican con su unidad de medición que hay algo en el lugar que sí está emitiendo radiación, con lo que se sospecha que los objetos sustraídos en Guadalajara podrían ser los presentes en el lugar y se efectúa una búsqueda para hallar la segunda de las dos fuentes.

Una vez se encuentra esa segunda fuente, se comprueba que sí está dañada y emitiendo radiación, lo que da lugar a otra nueva intervención del Grupo RNBQ que, esta vez sí, requiere mayores medidas de protección. En concreto, este grupo de la Policía Nacional toma la fuente de radiación y la deposita en un contenedor plomado de Enresa, entidad encargada de la retirada de las fuentes y de los objetos contaminados por la radiación.

Así se llega al quinto y último escenario, en el que la UME es la encargada de descontaminar a las personas, equipos, materiales y vehículos que han estado en contacto con la radiación mientras que el Grupo RNBQ descontamina a sus propios intervinientes.

MANTENER LA MAQUINARIA ENGRASADA

Por su parte, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas ha explicado que el simulacro tiene dos objetivos, el primero de ellos «tener la maquinaria engrasada» para tener coordinación en caso de que sucediera realmente un hecho de estas características y, en segundo lugar, mandar «un mensaje de tranquilidad» a la población porque las administraciones públicas cuentan con «todos los medios y la preparación necesaria para hacer frente a situaciones de emergencia de todo tipo».

Ruiz Molina ha recordado que, con el de este miércoles, han sido 27 los simulacros organizados desde la Dirección General de Protección Ciudadana, mientras que el 112 de Castilla-La Mancha ha intervenido en casi mil, organizados tanto por la Comunidad Autónoma como por otras instituciones o empresas.

Además, ha señalado que en los últimos siete años se han activado 38 veces los distintos planes de emergencia regionales, por lo que se utilizará también este simulacro para «evaluar y encarar» las situaciones que pudieran producirse en un futuro.

Finalmente, el delegado del Gobierno ha comentado que actuaciones como esta sirven para comprobar el «buen funcionamiento» de las administraciones, como ya ha podido verse, ha añadido, en la lucha contra la pandemia o contra las inclemencias meteorológicas como el temporal ‘Filomena’.

Además, ha explicado que con el mensaje que ha sido enviado a la población toledana también se han culminado las pruebas del sistema ES-Alert en la Comunidad Autónoma, que ya se testó en otro simulacro realizado en Puertollano.

La entrada El robo de dos fuentes radiactivas y su presencia en un accidente protagonizan simulacro en Toledo con 200 participantes se publicó primero en Diario de Castilla-la Mancha.

Scroll al inicio