Habitantes de La Toba se quejan por suspensión de construcción vial y organizan protesta en Toledo.

Los residentes del municipio de La Toba, en Guadalajara, han optado por tomar medidas drásticas para expresar su descontento por la paralización de una obra que han estado esperando durante 32 años. La obra en cuestión es el arreglo y mejora de la carretera que conecta su pueblo con Jadraque (CM-1053), la cual nunca se ha concretado.

Durante una asamblea celebrada en el Ayuntamiento el pasado sábado, con una participación de más del 50% de la población (alrededor de 76 habitantes censados), los vecinos acordaron llevar su protesta y movilización hasta Toledo, y cualquier otro lugar necesario, en el próximo mes de octubre. Ya no están dispuestos a conformarse con un simple «parcheo» que la Junta tiene previsto realizar este mes, sino que exigen que la obra se lleve a cabo de una vez por todas.

El alcalde de La Toba, Javier Cantero, ha expresado su descontento y ha destacado la importancia de la voluntad política para llevar a cabo el proyecto. En este sentido, ha manifestado que realizarán «cambios mínimos, pero no detenerla» independientemente de los cambios legislativos que se hayan producido.

En cuanto a la solución alternativa propuesta por el Gobierno regional para realizar un arreglo provisional en octubre, los vecinos consideran que es un simple «parcheo» y no les da tranquilidad. Además, no confían en que la ampliación del proyecto que prometen se concrete a tiempo, ya que las fechas mencionadas por el delegado de Fomento se sitúan a finales de 2025.

Ante esta situación, el alcalde ha dejado claro que el pueblo no cesará en sus protestas hasta que vean las máquinas trabajando en la carretera. Los vecinos consideran incomprensible que se pueda parchear la vía pero no asfaltarla, argumentando la existencia de vías pecuarias.

Aunque aún no se ha establecido una fecha concreta para la movilización en la capital regional, el alcalde asegura que se llevará a cabo en octubre y que también se manifestarán en otros lugares de la provincia.

Los vecinos se sienten indignados y decepcionados por la forma en que se ha llevado a cabo la paralización de la obra. No entienden por qué se basaron en las vías pecuarias para detener el proyecto y consideran que no se les ha informado adecuadamente. Además, lamentan que los vehículos ya no circulen sobre asfalto, sino por tierra en algunos tramos.

El alcalde concluye recordando que la solicitud de arreglo de esta carretera se realizó por primera vez en 1991, y aunque se iniciaron los trabajos, las inundaciones en Yebra y Almoguera desviaron los fondos a esas zonas como obras de emergencia. En aquel momento, los vecinos comprendieron la situación, pero después de tantos años, están hartos y no pueden soportarlo más.

En resumen, los vecinos de La Toba están decididos a llevar su protesta y movilización hasta Toledo y donde sea necesario en octubre, como respuesta a la paralización de la obra de la carretera que llevan esperando durante 32 años. Ya no se conforman con soluciones provisionales o «parcheos», sino que exigen que la obra se realice de una vez por todas. Consideran que es necesario que haya voluntad política para llevarlo a cabo y que no descansarán hasta que vean las máquinas trabajando en la carretera.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio