domingo, 23 junio 2024

Dos hombres capturados tras saquear múltiples negocios en distintas provincias, acumulando más de 36.000 euros en ganancias.

La Guardia Civil ha realizado una operación policial en la cual se han detenido a dos hombres de 35 y 39 años de edad. Estos individuos presuntamente se dedicaban a cometer robos con fuerza en diferentes establecimientos públicos ubicados en varias provincias del país. Entre los lugares en los que operaban se encontraban bares, estancos, farmacias y naves industriales. Específicamente, se ha confirmado que estos delincuentes llevaron a cabo robos en cuatro bares de la provincia de Lugo.

La investigación, conocida como «Operación Caila», comenzó después de que se produjeran cuatro robos en bares de las localidades de Baralla y As Nogais, en Lugo. Después de varios procedimientos de investigación, las autoridades lograron identificar a los sospechosos y vincularlos con casi treinta robos cometidos en diferentes provincias de España, incluyendo León, Zamora, Toledo, Madrid, Zaragoza, Valladolid, Ciudad Real y Valencia. Las detenciones se llevaron a cabo en Aranjuez, Madrid, cuando los dos individuos regresaban en coche a su residencia y se dirigían al lugar donde ocultaban los objetos robados. Actualmente, ambos han sido puestos a disposición judicial.

Durante la inspección del vehículo en el que se desplazaban, los agentes encontraron más de 4.000 euros en efectivo, así como 160 cajetillas de tabaco y diversas herramientas profesionales que habían sido robadas en su último golpe. Además, la Guardia Civil pudo verificar la procedencia de los objetos robados, los cuales fueron reconocidos por sus legítimos propietarios y devueltos a ellos. También se confirmó que el tabaco había sido vendido por un estanco a un negocio, donde posteriormente se cometió el robo.

Según los investigadores, se estima que estos delincuentes habrían obtenido alrededor de 36.000 euros en beneficios provenientes de sus asaltos. Además, el valor de las herramientas robadas en las naves industriales se estima en unos 21.000 euros.

En cuanto a la forma de operar, los dos detenidos seleccionaban establecimientos ubicados en zonas rurales o apartadas de los núcleos urbanos principales, preferentemente cerca de vías de comunicación que les facilitaran la huida. Siempre utilizaban el mismo vehículo, propiedad de uno de ellos, lo que llamó la atención de las autoridades, ya que los delincuentes suelen utilizar automóviles ajenos para evitar ser relacionados con los robos. Sin embargo, evitaban circular cerca de los lugares donde cometían los delitos y aparcaban a cierta distancia, caminando hasta el objetivo. En algunos casos, llegaron a dejar el coche a cinco kilómetros del lugar del robo.

Al ingresar a los establecimientos, los sospechosos se vestían con ropa de trabajo de las naves industriales en las que tenían pensado robar, además de utilizar guantes y ocultar sus rostros.

La Guardia Civil ha concluido que estos robos eran la principal fuente de ingresos no solo para los dos detenidos, sino también para sus familias, ya que no se conocen otras fuentes de dinero. Tanto ellos como sus parejas sentimentales y sus hijos llevaban una vida aparentemente normal en sus localidades de residencia. Lo que sí se ha podido determinar es que planificaban meticulosamente cada robo, buscando establecimientos alejados y con buenas comunicaciones por carretera. Así fue como actuaron en distintas provincias de todo el país.

La detención de estos individuos y la recuperación de los objetos robados representan un importante logro en la lucha contra la delincuencia. Una vez más, la Guardia Civil ha demostrado su compromiso con la seguridad ciudadana y su capacidad para llevar a cabo investigaciones rigurosas que permiten esclarecer este tipo de crímenes. Ahora se espera que la correspondiente acción judicial se lleve a cabo para que los detenidos respondan por sus actos y se haga justicia.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SÍGUENOS

0SeguidoresSeguir
Actualidad y noticias de Castilla-La Mancha

ÚLTIMOS ARTÍCULOS